TuWeb
ASOCIACIÓN VERSOS PINTADOS DEL CAFÉ GIJÓN
ACTIVIDADES PASADAS
ACTIVIDADES PASADAS (2)
OTROS POEMAS
ACTIVIDADES 2012
FUSIONES
OTROS CUADROS
"PANORAMA"
PREMIOS Y HOMENAJES CONCEDIDOS A SOCIOS
FUSIONES / ARTÍCULOS. FOTOS.

ACTIVIDADES 2013
AGENDA 2014
 
PREMIOS Y HOMENAJES CONCEDIDOS A SOCIOS
Muchas felicidades a nuestra Presidenta, Mª Carmen de Inés, por el merecido homenaje recibido en el Café Gijón, a través de la Entrevista de Pepe Bárcena.



(Fotografías en la zona de Links)


.
Muchas felicidades a nuestro socio y amigo Evaristo Cadenas que ha sido galardonado con el premio del Círculo de Bellas Artes en el XII CERTAMEN DE POESÍA DEL CÍRCULO 2011.

El poema premiado es:

"La gravitaciòn del àtomo en Hiroshima"
Foto
La Gravitación del Átomo en Hiroshima.


Iré al otro lado de la montaña,
¡Ve allí también, oh luna!
Noche tras noche
nos haremos compañía.
Dogen, monje japonés.(1.200 - 1253)


Al poco tiempo, viajé hacia el otro lado
donde existen playas tras el promontorio.
Resido en una casa solitaria, de ladrillo rojo,
desde la que se divisan alegorías de gaviotas
y el perfil suave de geométricos arrozales.

En esta casa granate, cuido el jardín de arena blanca,
un almendro, cerezos y bambúes junto a la fuente.
En las noches, me inunda un delgado silencio
que disfruto recordando a los que perdí.
Permanece mucho más que el tacto de su piel.

El tiempo, que me consume como un soplo,
nunca apagará la encendida brasa del recuerdo.
Mientras tenga manos, palabras, y vida,
seré libre para soñar, como glicinia en flor,
con el sonido de la brisa entre los pinos.

Ahora, todo es otoño cuyo viento arenoso
trae mensajes de aquella lluvia de rayos y muerte.
Siento el penetrante rictus de tendones en el alma,
cuando me arrimo a esta resignada nostalgia,
que sobrellevo junto a la fachada de sombras.

No necesito cerrar los ojos para ver a madre
soñando con el mar, ni al hermano niño
describiendo paisajes de primavera desbordante,
la noche (1945), antes de que se rompiera el sol,
porque viven como la luna que veo sin ver.

Recuerdo, dolorida, que nunca estuvieron en el mar,
por eso me abrazo al vacío y canto: “sate, sate, tabi toi mono“. (“Venid, venid, que está cerca”.)
Yo, la niña junto al ginkgo biloba en Hiroshima
cuando trajeron la gravitación del átomo,
tengo una casa granate donde muero de otoño.

Evaristo Cadenas, 19 de Noviembre de 2011